DISPERSIONES

DISPERSIONES

domingo, 20 de noviembre de 2016

MARÍA LUISA POSADAS








      María Luisa Posadas Haro nació un 28 de septiembre de 1951, a orillas del Mediterráneo, en Salobreña (Granada). Realizó sus estudios en el colegio S. Rosario de las MM Dominicas de Motril, y fijó su residencia en la misma ciudad desde que terminó su formación y obtuvo su primer trabajo.
      Maestra de primera enseñanza, de infantil y socorrista, durante más de tres décadas, ha participado como escritora, presentadora, coordinadora y ponente en distintas actividades a relacionadas con la educación. Fue representante de los maestros en el Consejo de Dirección del CEP.
      Amante de su familia, sus amigos, su trabajo, su hogar, las plantas, la naturaleza, su ciudad, la libertad, la solidaridad, la verdad, la cultura, el progreso. En definitiva, DE LA VIDA.
      Escribió sus primeros poemas allá por el año 80, y desde entonces no ha dejado de expresar sus sentimientos más hondos a través de este medio.





POEMA A LA CAÑA DE AZÚCAR


¡Caña!
Tu recuerdo me devuelve
a mi añorada infancia.
Visión de niños que corren,
ríen, juegan,
y chupan cañas.
Abriendo la puerta,
de mi antigua casa
y pensando en ti, ¡caña!
imágenes me asaltan
de un mar
color esperanza.
Vibrante, cortante,
amigo..., y amenazante.
Caña vela...
Caña lanza...
Caña libre...
Caña esclava...
Con mucho esfuerzo y sudor,
en el campo de batalla,
la haza,
se oyen voces, hachuelas,
y el siseo de la caña,
que cae cortada.
Desbrozadas por monderas,
en haces son agrupadas,
y ordenadas en hileras,
para su propia mudanza.
Nuestro cielo, tan azul,
ennegrecido ha quedado.
Diminutas mariposas,
las pavesas,
lo han ido coloreando.
Y un dulce olor a melaza
atrapa el aire que respiramos.
Con ritmo lento y cansino,
las cañas, cual ríos,
dormidas van por los caminos,
a lomos de muchos "Plateros"
con sus amos, los arrieros,
llevando el dulce mar,
hasta el... ¡azucarero!
Caña brava...
Caña blanda...
Caña oro...
Caña plata...
Montado sobre dos ruedas,
que le dan alas
va mi padre calle abajo,
a encontrarse con las cañas.
Campesino y agricultor,
cultiva sus propias plantas,
mas, en campaña,
trabaja de capataz,
dependiendo de la fábrica.
¡Padre,
todo en ti,
fue cielo y savia!
Caña dulce...
Caña amarga...
Caña triste...
Caña amada...



MARÍA LUISA POSADAS HARO.-