DISPERSIONES

DISPERSIONES

miércoles, 13 de enero de 2016

CICLO POESÍA DE TERROR






No vengas cuando esté muerto (Come Not When I Am Dead) es un poema del escritor inglés Alfred Tennyson (18091892), publicado en la edición de 1851 de The Keepsake.
Mientras la mayoría de los fantasmas victorianos se muestran insistentes en su deseo de comunicarse con los vivos, el espectro soñado por lord Alfred Tennyson, acusado de agrio y malhumorado, sólo desea que lo dejen descansar en paz. La situación no deja de ser comprensible: imaginemos la existencia de ultratumba, ya de por sí insufrible, perpetuamente agitada por clamores y lamentos provenientes de ataúdes vecinos y acaso por los reproches de prestamistas y usureros, para quienes la muerte rara vez conforma una excusa.
No vengas cuando esté muerto es, contrariamente lo que se piensa, un poema de profundo despecho. Sería fácil caer en la interpretación del amante abnegado que, al morir, prefiere que su amada rehaga su vida; fácil e igualmente errónea.
El lenguaje que emplea Alfred Tennyson es despectivo, directo, casi condenatorio. No desea que su amada evite visitarlo en el cementerio por amor, sino por desprecio de sus lágrimas. Al igual que Alfred Tennyson, desde aquí preferimos alejarnos de los deudos excesivamente
ardorosos.
Una rosa muda, de tanto en tanto, es más que suficiente.




NO VENGAS CUANDO ESTÉ MUERTO/COME NOT WHEN I AM DEAD



No vengas cuando esté muerto
a derramar tontas lágrimas sobre mi tumba,
a pisotear alrededor de mi cabeza caída,
atormentar el infeliz polvo no nos salvará;
deja que el viento me acaricie y que las aves me lloren,
Pero tú, sigue de largo.
Niña, si esto fuera un error o un crimen
poco me importa, siendo mi existencia maldita:
Únete con quien desees pues cansado estoy del tiempo,
y mi único anhelo es descansar.
Pasa, corazón débil, y déjame donde yazgo:
Sigue, sigue de largo.

***************


Come not, when I am dead,
To drop thy foolish tears upon my grave,
To trample round my fallen head,
And vex the unhappy dust thou wouldst not save.
There let the wind sweep and the plover cry;
But thou, go by.
Child, if it were thine error or thy crime
I care no longer, being all unblest:
Wed whom thou wilt, but I am sick of Time,
And I desire to rest.
Pass on, weak heart, and leave me where I lie:
Go by, go by.



LORD ALFRED TENNYSON (1809-1892).-