DISPERSIONES

DISPERSIONES

martes, 22 de febrero de 2011

III


Mece el aire tus brazos que claman
agua limpia que desborda la acequia
(siglo tras siglo el camino horadado)
donde ayer fuiste semilla
y hoy pugnas en el recuerdo.
Ayer fingía tu extraño roce
de broza enredando pies y manos:
tierra, piedra, agua,
agua furtiva que puebla barranqueras
y vive en el rincón más absoluto
del triste trino de la tarde.
Manto verde.
Campo negro, marrón ojerizo.


Y el destello de una gota, sublime,
a horcajadas sobre la pereza.


Del poemario La agonía de la pavesa, de Juanjo Cuenca.-