DISPERSIONES

DISPERSIONES

martes, 22 de febrero de 2011

IV


Un hilillo manso,
fino, ahora que recuerdo,
me empalaga de aromas dulces.
Me entristece el lápiz de labios
marcado en la hoja:
promontorio de sales
licuadas.
Campea el gusano
ahondando la tierra fértil
entre rocas que sirvieron
de asiento mil veces.
Enhiestos me sonríen
y en el suelo,
chupones que hacen manto.


Del poemario La agonía de la pavesa, de Juanjo Cuenca.-