DISPERSIONES

DISPERSIONES

martes, 22 de febrero de 2011

II


No me acostumbro a no verte
mientras te deslizas, poderosa, por mi espalda
hasta el surco que abre la grieta
de mi descanso.


No me acostumbro a no empaparte,
olerte siquiera,
reprimido el bostezo de un sueño
que brilla como el sol en los ojos.


Ni me acostumbro, ni quiero:
se aleja en el morral un terrón sabio
y agridulce
que se hunde en la tierra
bajo las albarcas.


Del poemario La agonía de la pavesa, de Juanjo Cuenca.-