DISPERSIONES

DISPERSIONES

viernes, 14 de enero de 2011


TE VENTEO SIN RASTRO


Calla el trino
que se acerca a mi tumba abierta
y derrama barro que no funde:
sólo soy tierra.

Abre el manto oscuro
de sus piernas ocres,
deambulando sin calle
y sin cielo muerto.

Siente a voces mi pulso
pausado,
no dudo en acariciarte
y poblarte de dudas.

Venteo como fiera
tu rastro de surcos ambiguos.
Sin pena ni gloria,
muero sin llanto.


Del poemario Las ratas de la conciencia, de Juanjo Cuenca.-