DISPERSIONES

DISPERSIONES

viernes, 14 de enero de 2011


AYER FUE


Ayer fue un suspiro manso,
abierto hacia tu vientre liso
de esperanzas y poblado de sudores
que no eran tuyos.

Ayer fue un beso eterno,
azúcar en mis labios sin ruido
que recorrían tu cuerpo sereno
y tus ojos, y tus manos.

No recuerdo tanto efluvios
que me hacían volver loco,
y amándote poco a poco
me levantaba deprisa y sin calma.

Ayer fue, y hoy
crece abultada tu colina
derramando vida que no es,
más allá de la lontananza.


Del poemario Las ratas de la conciencia, de Juanjo Cuenca.-