DISPERSIONES

DISPERSIONES

martes, 18 de abril de 2017

TERESA ARIZA







LETARGO


Todo duerme. Descansa. Ralentiza,
diciembre, ritmo herido de las horas
adornadas de mustios amarillos,
tapizadas de barro y hojas muertas.
Blancura nívea de las altas cumbres,
coronadas de nubes azarosas
vestidas con su gris bata de cola,
que derraman en lluvia sus volantes,
fieros volantes de la pena negra,
campeando en los huertos, en los surcos,
como un túnel alado que me acosa.
Letargo de los bosques, de la savia,
de la sangre dormida en la tronera,
de los ojos cerrados en la espera.

Y yo espero,

con la paciencia gris del calendario
que regrese y que triunfe la ternura,
la claridad, el calor, el viento amigo,
que se arranquen los campos el sudario,
que se cubran de verde las praderas
y revivir en ti cualquier mañana.
Ver mudarse la nieve en agua clara
y que una vez vencida la nevada,
del corazón helado y persistente
pueda yo presenciar -bendita suerte-
la visión de una joven primavera
habitando en tu risa y en tu frente.




TERESA ARIZA ("Con la misma piedra").-