DISPERSIONES

DISPERSIONES

sábado, 18 de marzo de 2017

CICLO POESÍA HUMORÍSTICA






SONETOS CON POLLO Y COCHINO



¡Cómo me gustaría ser un cerdo:
vivir en un corral, en una piara,
o amarrado a una mata de tapara
entre pollos que brincan si los muerdo!
Más robusto y feliz cuanto más cuerdo,
no habría conmoción que me turbara:
me bastaría con mis conchas para
con todo lo demás estar de acuerdo.
Y cuando ya pletórico y gordazo,
me asestarán el clásico manazo
para ser en chuletas convertido.
Aún verías mi rostro doble-ancho,
sonriéndole a la gente desde un gancho,
como diciendo: —Muy agradecido…
Y a ti cómo te envidio, hermano pollo!
cierto que yo por manso te critico,
mas de no haberlo sido desde chico
no hubieras alcanzado el desarrollo.
Aislado en tu corral como en un hoyo,
sólo para comer le das al pico
(tal vez por no encontrar, como el perico,
quién te dé un escobazo en el meollo).
Apático, ni alegre ni sombrío,
vives para escarbar y decir pío;
y el día que la doña que te ha criado
quiera comerte en salsa o con fideos,
sin tratar de marearte con rodeos
te retuerce el pescuezo, y arreglado.

AQUILES NAZOA.-