DISPERSIONES

DISPERSIONES

sábado, 21 de enero de 2017

CICLO POESÍA MODERNISTA









RAMÓN DE BASTERRA


DE LOS LABIOS DEL MONTE


LOS GRANDES RITMOS DEL PIRINEO (fragmento)



   Del dorado vivir de las Cortes, del rojo
baldaquín de damasco pontificio, yo arrojo,
violentamente, mi alma a su nativo cielo.
Al adormecedor rincón de terciopelo
del lento campo. Gusto, así, el encanto bobo
de la Naturaleza, el bucólico arrobo
de las ramas que pían y el balar hacia Oriente
de las nubes de cal vaporosa y fuyente.
Un cerco blando y puro me acaricia la vista
de aguas y de montañas de unánime amatista.
   Mas el mundo de sangre y llanto, el de la Historia,
está en mí. Los arcángeles caídos de la gloria
batallan con los fieles ángeles de retablo.
En este orbe inocente, introduciendo al diablo
tomo de la Anteiglesia, los frutos y la flor
con expertos y nimios dedos de Embajador.
¡Mi savia de Lemóniz, y Plencia, sangre clara
de Múxica y Trucíos! Te elevé a lo alto, para
que, óleo votivo, ardieras, como antorcha, en reales
techos, o entre las pías sedas pontificales
a cobijo de la hoja del roble y de la encina,
sitúo mi alma que es la sirena latina
de la Cultura. Ruta tendida al universo:
calzada de palabras que va a Roma, mi verso,
renovando el antiguo camino de Santiago,
la vía que, cubierto de conchas voces, hago
frente al mar pirenaico, de Francia hasta Galicia.
   ¡Fuertes hijos de nuestra cordillera nutricia,
galos del Occidente, que los azules fuegos
de los celtas, ardéis en los ojos gallegos;
mundo indeciso, flor antigua de leyenda,
astures, capitanes de la vieja contienda
contra el África; madre de linajes, Castilla
montañesa, esmeralda que el mar del Norte orilla;
orbe solo, entre brumas y salobres peñascos,
mundo eusqueldun, comarca de los ancianos vascos;
monárquicos navarros y, robustos de afanes
tras la epopeya jónica, vosotros, catalanes!


RAMÓN DE BASTERRA (1888-1928).-