DISPERSIONES

DISPERSIONES

domingo, 12 de junio de 2016

PIERRE DE RONSARD





Cuando ayer se interpuso el sol entre los dos
para ansioso mirar cómo eran tus ojos,
deslumbrado quedó de luz tan intensa
y ocultóse turbado, sin poder soportarla.

Te miré de hito en hito y fue mía la gloria
de triunfar sobre un dios que ante ti capitula,
y mirándome entonces, mi guerrera, dijiste:
enfadoso es el sol, yo prefiero tus ojos.

Qué indecible alborozo me nació aquí en el pecho
por un triunfo como este que inspiró tus palabras.
Pero fue muy fugaz el gozar tal ventura.

Porque al punto llegó un mortal aún más joven,
y olvidando ese triunfo que logré sobre un dios
me dejaste y te hiciste toda halagos con él.


PIERRE DE RONSARD ("Sonetos para Helena").-