DISPERSIONES

DISPERSIONES

miércoles, 27 de junio de 2012

Durmieras como aquel dia
repleto de paquetes en la buhardilla,
atesorados los cúmulos que reventaban
suplicios en tu cadera
mientras la carcoma pululaba entre huesos
de alabastro.
Ni decirte tengo que el aire quemaba
rastrojos de olor a melaza. Sugiéreme
un poema que desgañite mi garganta
en un alarido de lobo nostálgico,
ventisca más, ventisca menos
golpeando el alféizar de tu frente
en la quimera de la prisa sin rumbo.
Juegan los niños en el patio
de caramelos repletos los bolsillos.
Durmieras como aquel día triste.
Sólo como aquel día.


Del poemario "Las ratas de la conciencia", de Juanjo Cuenca.-