DISPERSIONES

DISPERSIONES

miércoles, 27 de junio de 2012

De la penumbra, como el quise certero
de un quiero y no puedo,
has salido indemne tú y tus corsarios
despojando racimos de uñas selectas.
Y entonces:
hurgas tocando trompetas que apartan
escombros y descuelgan nidos de golondrina;
y puedo sentir frío más allá de junio.
Y deseo estrecharte socarronamente
esparciendo tu miseria a golpe
de caricia,
obligándote a entrar en la niebla
liviana de una sábana de franela.

Aléjate despacio, carroña, que ya no queda nada.
Acaso el ínfimo secreto de tu sonrisa perenne.


Del poemario "Las ratas de la conciencia", de Juanjo Cuenca.-