DISPERSIONES

DISPERSIONES

miércoles, 18 de abril de 2012

XXXIII
AMAPOLA

Escasea la hierba entre tu liviana
sombría
donde ayer hubo surcos a ras de
suelo.
Dibuja, empero, en tu contorno
-como una cera de color derretida
en la mano de un niño-,
la pizca sanguinolenta y redentora
de mil amapolas que te hacen
guardia.
Velarán por ti, caña, oteando
desde el borde de la tejea fangosa,
-suspiros como besos alicatados-,
maldiciendo una oración sin poder tocarte.

Del poemario "La agonía de la pavesa", de Juanjo Cuenca.-