DISPERSIONES

DISPERSIONES

lunes, 12 de junio de 2017

CICLO POESÍA BRITÁNICA



TED HUGHES






      Poeta inglés. Nació el 17 de agosto de 1930 en Londres. Fue un poeta y escritor de libros infantiles. Considerado por la crítica como uno de los mejores poetas de su generación, contrajo matrimonio con la poetisa estadounidense Sylvia Plath en 1956. La primera colección de Hughes fue "Halcón en la lluvia" en 1957. Su trabajo más significativo es "Cuervo", de 1970. En "Cartas de cumpleaños", su última colección, Hughes rompió su silencio acerca de Plath, detallando aspectos de su vida en común y de su propio comportamiento en aquella época. Fallece el 28 de octubre de 1998.-



TROFEOS


¿La pantera? Te había arrastrado ya,
en sus fauces, por Europa entera.
Como si te arrastrase entre sus patas,
tu boca gritando, o ya no gritando más,
sólo dejándote arrastrar. Su auténtica presa
había saltado y huido. Así es que los colmillos,
ciegos de frustración,
aplastaron tu tráquea, estrangularon los sonidos. Las salpicaduras
Rorschach de aquellas secreciones
mancharon las páginas de tu diario. Tu esfuerzo por chillar
palabras se deshizo en oreada sangre
enriquecida por las adrenalinas
de la desesperación, el terror, o la furia escueta.
Cuarenta años después
el tufo de aquella fiera, emanando de tus secas páginas,
eriza los pelos del dorso de mis manos.
La emoción que hubo. La repentina
mirada que me clavó
a través de tus joyas de ámbar
cuando una vez te pillé desprevenida
y clavó sus fauces en mi cara. La tenacidad
que reclamaba el gran felino
sobre el marcado y la discapacitada
es un proceso químico -una combustión
de la materia prima del juicio.
Así es que se lanzó sobre ti. Sus huellas selváticas
señalaron tu página. Obviamente la sangre
era tu propia sangre. Riéndome
recibí yo todo su peso. Apenas sospechaba
que el ataque de un gran predador
según los supervivientes paraliza a la víctima
en una ebria euforia. Aunque sonreía
mientras era arrastrado desenredé
cuidadosamente de entre sus dientes la cinta del pelo
y un aro de su oreja, como trofeos propios.

TED HUGHES.-