DISPERSIONES

DISPERSIONES

lunes, 17 de abril de 2017

JOSÉ MANUEL CABALLERO BONALD








CAPÍTULO SEXTO



Era en los tiempos de donde procede la memoria que
tengo de mañana
oh negra luz oh sombra que otras sombras pretéritas
engulle
oh blanca oscuridad escrita en los papeles rutilantes de la
misericordia
hazme creer que el flujo del pasado equivale a un caudal
de predicciones
mientras lo ya vivido se desliza hacia el despeñadero que
precede a la nada
y todos los ayeres fidedignos forman un solo instante de
incertezas.

A veces me perdía por trayectos contrarios por rutas
invivibles
hurgaba en la maravillosa potestad resguardadora de los 
Números
iba y venía erraba y una vez más volvía a los estorbos las
contrariedades
de una historia de réditos ficticios vagamente reescrita
en alguna porción de la memoria deseante
queriendo conocer reconocer las presuntas humanas
lozanías
que iban contrarrestando la codiciosa pudrición de la
equidad.

Un dulce azul efímero se desplazaba por los ventanales
cuando vino Mercedes la Cilantra a emplazarme en su vida
aquella portentosa sucesión de escondites penurias
escapadas
repartidas entre la sierra de Cardeña y el embalse de
Jándula
los zarpazos del hambre la inclemencia la conmiseración
el reclamo terrible de los guardias montunos
las delaciones defecciones perfidias que engendraba el
terror
las larvas de las pesadillas royendo royendo el decoro
como la peguntosa savia de la jara los rebordes del frío.

Belleza prodigada ¿para quién? en tantos eminentes
ventisqueros
en tanta luz hendiendo las polícromas vidrieras del
paisaje
las siempre acogedoras espeluncas los musgos y
criptógamas
tapizando las piedras turbando las distancias pulidas por
el miedo
y el erial estrellado de la noche surtiendo al tiempo de
hermosura tanta.

¿Qué se hizo de aquellos perdedores arrinconados en las
cárceles
caídos en la tierra innominada en la espantosa sima
héroes anónimos condenados a las degradaciones los
olvidos
borrados ferozmente de todos los legajos archivos
mamotretos
sin tregua desguazándose en las ínfimas fosas de la
postergación
nunca más resurrectos de sus muchos repudios arterías
siquiera fuese en los preámbulos de una justicia sin
codificar?.



...//...



JOSÉ MANUEL CABALLERO BONALD ("Entreguerras-fragmento").-