DISPERSIONES

DISPERSIONES

sábado, 28 de abril de 2012

LXV

RON DE CAÑA


Licor de dioses impertérritos
y promiscuos,
sangre licuada con destellos
de oro altivo, ¿podrás deleitarme
con tus suaves murmullos,
mientras yace mi maltrecho cuerpo
después de la ardua tarea?.

Eres ron amigo, hijo de la caña,
reseña de esta tierra sublime
en contrastes (pálido, azul,
blanco, blanco, blanco),
que descarga en dentelladas
de calor
todo el sol de la tierra.


Del poemario "La agonía de la pavesa", de Juanjo Cuenca.-