DISPERSIONES

DISPERSIONES

lunes, 3 de enero de 2011

LOBO VIEJO


Soy viejo lobo cansado,
carcomidas las zarpas
indelebles de la lujuria,
herido en los costados
de púas que hallaron morada
en mi carne nueva.

No da sombra el endrino
a mis pensamientos de lontananza,
canos,
cual remoto pregón
de difíciles singladuras.

He abierto el camino:
voces inquietas me aterran,
voces del pasado
que con inusitado incordio
me persiguen hasta el armario.


Del poemario Las ratas de la conciencia, de Juanjo Cuenca.-