DISPERSIONES

DISPERSIONES

miércoles, 5 de enero de 2011


DESPUÉS DE TODO


No vale la pena
sufrir a intervalos:
gimiendo,
maldiciendo,
hablando,
callando
detrás de paredes caídas.
No trae cuenta.
No.
Bajar senderos de pleamar
de guijarros difíciles,
huraños que abren llagas
entre los dedos.
No se debiera
bordear una mirada:
después de todo
llega el principio...


Del poemario Las ratas de la conciencia, de Juanjo Cuenca.-