DISPERSIONES

DISPERSIONES

viernes, 7 de enero de 2011


CUERPO DE ALBARICOQUE


No dudé en acariciarte
bajo témpanos que semejaban efigies
de plomo baldío,
de perpetuas nieves.
Hallé incierto
el suave resquemor
entre tus piernas esbeltas,
de albaricoque,
fraguando lomas
de romero,
ríos que son lava
a su paso entre barrancos
de nalgas.
No me atrevo
a desasirme del yugo
que ansía esclavizarme
con efluvios mansos,
de inquieta polvareda.


Del poemario Las ratas de la conciencia, de Juanjo Cuenca.-