DISPERSIONES

DISPERSIONES

martes, 18 de enero de 2011


EXTERTORES


La espuma se desvanece
entre siseos de blanca sal
(ocupa) en el sótano de piedra,
un claro distante.

Yace en esta doblegada suerte
un péndulo agasajado;
no escurre la tiniebla vaga
ni escuece el vástago.

La arena sopla mezquina
entre cordeles de luz propia.
El ave vuela baja,
simulando que anochece.

Sí, oro destaca entre arrozales:
de puro intento no te abrazo;
toca inmediato un laúd de penas
que mancha y no se queja.

No se pierde demasiado pronto,
castizo, emulando un antojo,
pero se ve bajarse entre linos
y capas de acongojamiento.


Del poemario Las ratas de la conciencia, de Juanjo Cuenca.-